Cordero patagónico y parrillada en La Playa

“El invierno viene bien y mucha gente esquió en Catedral y luego bajó para almorzar a nuestro restaurante, ubicado junto al lago Nahuel Huapi”, explicó Javier Dinaro, chef propietario del restaurante La Playa, en el kilómetro 8 de la ruta a Llao Llao.

El lugar abrió sus puertas hace 15 años de la mano de Pablo Dinaro, padre de Javier, quien actualmente administra cuatro paradores gastronómicos en Catedral y uno en el ingreso a Bariloche. La Playa se especializa en carnes a la parrilla, variedad de truchas a la parrilla, buenas pastas y vinos argentinos. También tienen cerveza artesanal, Prosit, una marca boutique muy ponderada por los lugareños.

Desde el salón comedor se puede apreciar la isla Huemul y también las casas que supieron albergar los nacimientos de la energía nuclear en Argentina y posteriormente un complejo turístico. La isla está abandonada hace años siendo uno de los tantos recursos turísticos no explotados.

Javier explicó que en lo que va de la temporada trabajaron con numerosos turistas de Brasil y Chile, además de los argentinos, que son los más numerosos. También hay un buen porcentaje de comensales residentes, tanto al mediodía como a la noche.

Los platos más demandados en La Playa son el cordero a la parrilla, salteado con chimichurri y el bife a lo pobre. El cordero, trozado, se dora a la parrilla y luego se condimenta con el chimichurri preparado con hierbas frescas. Se sirve con papas al romero, que pueden ser fritas. Por su parte el bife a lo pobre es un plato para compartir, viene con tres bifes de carne vacuna de 200 gramos cada uno, papas fritas, cebollas caramelizadas, ensalada verde y dos huevos fritos a caballo.

Otras opciones recomendables son el ojo de bife con salsa crema de hongos, mil hojas de papas a la crema o bien la entraña con verduras asadas: papas, batatas, zanahorias, tomate, zapallito, berenjena y zucchini. Los esquiadores que bajan del Catedral, generalmente hacia las 15, suelen pedir una parrillada especial, que viene con cordero patagónico, bife de chorizo, ojo de bife, entraña y chorizo. Es para compartir y se prepara según la cantidad de comensales.

 El presente invierno será recordado pues volvió a nevar en la playa del lago. “Esto ocurre muy de vez en cuando, anteriormente en 1995”, explicó Javier. En la presente temporada nevó a mediados de julio, cuando se acumularon unos 30 centímetros en la ciudad de Bariloche.

La carta es variada. Se puede elegir entre seis platos de trucha, milanesas, supremas y pastas. Fantásticos los tallarines de albahaca con salsa de hongos.

 Como postre se puede pedir un helado regional, mousse de chocolate o panqueques. Los golosos pueden probar la copa La Playa, que trae mousse de chocolate, helado de crema americana, frutas de estación y salsa de chocolate y crema.

icon