Catedral fue nuevamente un centro de esquí

Ricky Djapic es uno de los instructores de esquí insignias del cerro Catedral y un referente a la hora de analizar la temporada. Evaluó que “las buenas nevadas y el trabajo en pistas permitieron que Catedral vuelva a ser un destino de esquí recomendable en Argentina”. Agregó que “hubo personas que volvieron a esquiar y quedaron muy conformes con la propuesta de este año. Esto es lo mejor que nos puede pasar: que el esquiador regrese”.

Evaluó que está bien fabricar nieve en la base, lo cual beneficia al principiante, pero que también es necesario asegurar nieve en algunos sectores altos, para el esquiador ya formado. “El ingreso a la aerosilla Cuádruple de Punta Nevada y a la telesilla Nubes, por ejemplo, siempre deberían tener nieve asegurada”, dijo.

2 Ricky Djapic

Ponderó las mejoras en las conexiones entre pistas de esquí, sobre todo las que unen sectores del sur hacia el norte. “Es vital que un esquiador pueda desplazarse cómodamente en el tercio superior de la montaña, de norte a sur y viceversa”, sostuvo.

A su criterio, otro aspecto a tener en cuenta es el horario de apertura en días de nevadas moderadas, que permitan disfrutar de la nieve nueva, sin riesgo de avalanchas. “El esquiador que aprecia el esquí fuera de pista valora mucho trazar la primera huella y en el mundo hay centros de esquí que cobran un plus y les permiten subir antes de la apertura, para realizar el first truck”, explicó. Estimó que esto es algo que se podría instrumentar. 

Lamentó que Catedral perdió el esquiador de buen poder adquisitivo y también al que venía por una semana. “Las razones son varias, no es solo que Catedral perdió su encanto. Hay personas que optan por ir a esquiar el hemisferio norte, con una oferta muy superior a la nuestra, otros eligen destinos sureños, pero solo algún fin de semana, con buenas condiciones de nieve”, explicó.

“Hoy la convocatoria a los buenos esquiadores solamente la hacen los instructores de esquí, quienes llaman personalmente a sus alumnos y los invitan a venir cuando la montaña está en buenas condiciones. Todo lo demás que se hace es para el esquiador principiante”, indicó.

Evaluó que muchos brasileros esquiadores van a Chile y también los argentinos de grandes ciudades, para aprovechar y hacer shopping. En verano, con algunos de sus alumnos viaja periódicamente a esquiar a Estados Unidos. “Alguna vez, en las confiterías de los centros de esquí saludo a numerosos esquiadores que en el antaño venían a Catedral y ahora eligen esquiar en el hemisferio norte”, afirmó. 

No debemos confundir a los “alumnos” con “clientes”

Djapic reconoció que la profesión del instructor de esquí en Catedral se está volviendo anárquica. “Se mantiene una formación profesional y de excelencia, gracias a AADIDES, pero en el plano laborar hay demasiadas falencias. El trabajo y las tarifas están bastardeadas y no hay reglas claras. Para colmo, el municipio reconoce como instructores de esquí a profesores de educación física, formados para otra cosa”, dijo.

Otro concepto erróneo es tratar a los alumnos como simples clientes. “Históricamente los médicos atienden a pacientes, los instructores a sus alumnos y en Bariloche recibimos turistas. Si comenzamos a llamar a todos clientes, entonces el concepto se mercantiliza y a mi criterio vamos por mal camino”, explicó.

Evaluó que en Catedral se pueden mejorar muchas cosas, pero se necesita voluntad y gestión política. No ve ningún cambio importante desde la municipalización, más allá de la recaudación por tasas y cánones y la recolección de la basura. “No hace falta inventar nada, solo hay que recorrer un poco el mundo y mirar que cosas se podrían adaptar e implementar en Catedral”, evaluó.

Considera que la oferta de alojamientos en Catedral varió muy poco en los últimos años y ello tampoco atrae a los esquiadores de buen poder adquisitivo. Tampoco hay actividades complementarias al esquí y ello limita el atractivo del destino.

¿Cómo te imaginas el futuro del cerro Catedral?

“Me cuesta imaginar un futuro con optimismo, pensar que podemos tener nuevamente un centro de esquí, para esquiadores. Deberíamos trabajar para que la gente a esquiar, dos o tres veces por temporada o por un periodo largo. Yo respeto que se traiga a los estudiantes y los esquiadores principiantes pero no debemos quedarnos solo en ello. Siempre pregoné un centro invernal de jerarquía, con esquiadores, no solamente con turistas. Me parece muy bien que los egresados vengan a Catedral, que aprendan a esquiar y se diviertan. Pero no comparto el criterio de reunirlos todos los días en la plaza Catalina Reynal, como sucedió este invierno. No es la imagen de un centro de esquí”.

icon