La temporada marca un punto de inflexión en Catedral

Jorge Martínez es director y socio en la escuela de esquí La Base, emplazada en el ingreso al centro invernal. De las catorce escuelas públicas habilitadas en el cerro es la que luce el edificio más imponente, emplazado en un lugar estratégico, con alquiler de equipos y otros servicios. Trabajan con 40 instructores de esquí y snowboard. 

El empresario no dudó en calificar la presente temporada invernal como “muy buena” y argumentó que ello fue posible merced a que la montaña estuvo operativa toda la temporada. “Tuvimos suficiente nieve y gracias a la fabricación duró en la base hasta fin de septiembre. Las pistas fueron bien pisadas y no se formaron las largas colas de años anteriores en las boleterías”, explicó.

Martínez evaluó que el hecho de fabricar nieve en la base durante todo el invierno permitió que los principiantes no tengan que subir a la parte alta. “Esto agiliza muchos los dos medios de elevación troncales, donde el ascenso y descenso de principiantes congestiona el servicio”, explicó.

También evaluó muy buena la afluencia de público y reconoció que trabajaron con más alumnos que años anteriores. “El 70 por ciento de nuestros clientes son principiantes y el 80 por ciento se inicia en esquí. Solo un 20 por ciento opta por el snowboard”, explicó. Detalló que tienen muchos clientes de larga data, que aprendieron a esquiar en La Base y luego vuelven para perfeccionar su técnica. Estimó que ellos representan un 20 por ciento de los alumnos y el 10 % restantes son nuevos clientes que ya saben esquiar. Esta escuela de esquí no trabaja con público estudiantil.

2 Catedral

¿Estiman que hay demasiadas escuelas de esquí en Catedral?

“Son muchas, es cierto. Pero Catedral se rige por la oferta y la demanda. Yo soy partidario que hay que esmerarse y ser mejor que los demás, con ello se tendrá más clientela. También hay muchos restaurantes y alquileres de equipos. Cada uno deberá analizar sus costos y sus tarifas y evaluará si le sirve estar en el negocio o no. Catedral es el centro de esquí más complicado de Argentina y la multiplicidad de servicios solo ocurre acá”.

La escuela de esquí abrió en el invierno 2006 y luego sufrió un incendio que destruyó por completo el edificio, que era de madera. Fue reconstruida en el moderno inmueble actual. La escuela reabrió sus puertas en el 2009. Pese a tener un local muy bien presentado Jorge anunció mejoras para el invierno próximo. “Abriremos un living y mayores comodidades para los alumnos. El público esquiador demanda servicios y vamos a ofrecerlos”, dijo.

El municipio debe estar más presente en Catedral 

Martínez sumó su reclamo al de todo Catedral, señalando que desde que el cerro Catedral pasó al municipio mejoraron muy pocas cosas. El presente invierno la municipalidad recaudó más de 30 millones de pesos en concepto de cánones y tasas, pero muy poco de ello se reinvierte en mejores servicios. “Lo más grave es que faltan baños públicos, ya que los dos existentes están en edificios privados que solo abren en alta temporada”, dijo. También reclamó por un centro médico.

Otro de los aspectos analizados por Martínez fue la falta de controles en las pistas de esquí. Catedral es el centro invernal con mayor tránsito de esquiadores y snowbordistas (más de 10.000 por día en alta temporada) pero las reglas de convivencia se respetan muy poco. Hay accidentes por excesos de velocidad en los descensos y también choques. “Antes había personal de seguridad y control en pistas, que se ocupaba de esto, pero en la actualidad no los veo”, dijo. Dependían de la provincia, tenían poder de policía, apercibían a las personas que circulaban a demasiada velocidad en pistas con principiantes o en lugares congestionados y podían retirar los pases. A semejanza de un inspector de tránsito, fiscalizaban la circulación por la montaña.

Consultado sobre el futuro dijo que su principal anhelo es que se mantengan los servicios brindados durante esta temporada. “Que sigan fabricando nieve, que las pistas continúen bien pisadas, que no haya colas en las boleterías y que el camino de acceso continué siempre transitable. Con esto vamos bien”, evaluó. También indicó que hay que pensar en nuevos medios de elevación, más modernos, que permiten operar con fuertes vientos, como sucede en otros lugares del mundo. También en una mayor fabricación de nieve artificial. Todos aspectos a tener en cuente en una futura licitación pública para modernizar la montaña. 

icon