“La enseñanza del esquí y snowboard está en crisis”

El presidente de la Asociación Civil de Profesionales de la Enseñanza del Ski y Snowboard Independientes (Acpessi), Víctor Katz, sumó su voz a los que sostienen que la enseñanza del esquí y snowboard en el cerro Catedral está en crisis y demanda una recategorización para recuperar su prestigio. Tarifas muy bajas, mayoría de clases principiantes, habilitación de profesores de educación física como instructores, comisiones a promotores y la drástica reducción del público esquiador son algunos de los problemas que afectan la profesión emblemática de todo centro invernal.

Katz dijo que la temporada fue aceptable y ello atemperó la crisis del sector. No dudó en elogiar el buen estado general del centro invernal durante la presente temporada. “Vi la montaña bien organizada, las pistas muy bien pisadas y una voluntad de hacer las cosas en forma profesional y responsable”, afirmó. “Tal vez el hecho de ser sede de Copa del Mundo hay influido, pero hay que reconocer que este invierno CAPSA se puso las pilas”, evaluó.

“Este año tuvimos buena nieve, con bastante inestabilidad climática, días con mucho viento, pero se pudo esquiar durante toda la temporada”, agregó.

A su criterio en la actualidad Catedral es un gran parque de nieve, con muchos peatones y esquiadores principiantes y también con los esquiadores fanáticos de siempre. Pero faltan esquiadores nuevos y familias esquiadoras, un segmento que concurre a otros centros invernales. “La clase media ya no esquía en Catedral”, sentenció.

Tres son los problemas básicos que afectan el trabajo de los instructores en Catedral: la presencia de promotores, los bajos precios de las clases de principiantes y el no cumplimiento de las disposiciones y ordenanzas que regulan el centro invernal.

2 foto superior

“Hoy, la primera clase de esquí en Catedral es muy barata”, sostuvo Katz. Se pagan 1.500 pesos por la clase, con equipo, pase y transporte desde la ciudad. “Con tarifas muy bajas, el instructor obviamente gana poco”, evaluó.

Denunció que numerosas personas que trabajan como instructores de esquí independientes no están correctamente identificadas. “Hay independientes que trabajan para escuelas, sin identificación, lo que es una clara infracción a la normativa vigente”, expuso.

El eslogan de Acpessi es “experiencia y seguridad”, lo que caracteriza a un profesional en todos los centros de esquí del mundo. A contramano durante los últimos años bajaron las exigencias para trabajar en Catedral y obviamente se paga muchísimo menos.

Víctor también criticó la cada día mayor presencia de promotores en el centro invernal, que trabajan para las escuelas de esquí. Algunos ganan el 30 por ciento del valor que paga el cliente. “En Acpessi acordamos no trabajar con promotores y fijamos como tarifa mínima mil pesos por hora de clase privada. Nuestra asociación, fundada en el año 2008, agrupa una veintena de instructores nacionales, todos nivel 3 o superior, que trabajamos en regla y pertenecemos a AADIDES, pero luchamos para que no avasallen nuestros derechos en Catedral”, explicó. Dijo que “los promotores fueron fomentados por el municipio”.

“La Acpessi siempre defenderá a los instructores de Catedral”

El presidente de la asociación de instructores independientes alertó que la empresa concesionaria de medios de elevación busca concentrar el mayor porcentaje del negocio del centro invernal para sus empresas. Dijo que esto siempre fue así y que los barilochenses permanentemente debieron luchar para que los titulares de la concesión no acaparen todo el negocio.

Katz informó que CAPSA presentó un recurso judicial, que actualmente tramita en la Cámara Civil de Bariloche, para anular un viejo acuerdo, por el cual el pase de esquí para instructores equivale a 10.5 pases diarios de adultos en alta temporada. Previamente presentó un recurso administrativo ante el Eamcec, que fue desestimado. “Lo que se busca es invalidad ese acuerdo y de lograr un fallo favorable, no hay dudas que el valor de nuestro pase aumentará muchísimo y con ello se limitaría nuestro trabajo”, explicó.

Este año los instructores de esquí y snowboard abonaron 13.965 pesos para utilizar los medios de elevación en Catedral, equivalente a 900 dólares. Víctor dijo que ese monto “ya es superior a lo que pagan los instructores en otros centros de esquí del mundo”. “No es un valor arbitrario ni injusto”, dijo.

Consultada al respecto, la gerente de CAPSA, Helga Salvatelli, negó que el reclamo sea por el valor del pase para instructores. “Nosotros lo que sostenemos es que en el contrato no se autoriza al Estado a imponer el valor del pase profesional. Por ello, rechazamos que el Eamcec tenga facultad para fijar su valor,” afirmó.

Recordó que el organismo de contralor (que fue provincial y actualmente es municipal) solo puede imponer el valor máximo del pase diario de esquí, que se usa para calcular el valor del canon. Pero ni el contrato original ni la readecuación contractual hacen referencia al valor del pase de los instructores de esquí.

icon